Beneficios del yoga

"La vida eterna pertenece a aquellos que viven en el presente"
Wittgenstein


Los beneficios de la práctica del yoga son muchos y variados. El yoga actúa sobre la totalidad del ser humano. 

Actúa en el plano físico facilitando el equilibrio general del cuerpo y el funcionamiento de los órganos, mejora la circulación, la oxigenación y la flexibilidad de los músculos. 

Actúa en el plano psicológico proporcionando serenidad y equilibrio emocional, amplia el campo de la conciencia, la apertura al exterior y facilita la armonización entre la capacidad para retirarnos hacia nosotros mismos y la apertura a los demás. 


Actúa también en el plano mental porque facilita el análisis racional de la realidad y la objetividad a través de la meditación, la concentración y la atención mental. En este sentido mejora la agilidad mental y la focalización de la mente en una actividad concreta. Retrasa el deterioro habitual que se produce con los años.

Finalmente la práctica del yoga normaliza y profundiza en nuestra vertiente espiritual, la que se hace las preguntas fundamentales de todo ser consciente: ¿Que hacemos aquí? ¿Qué sentido queremos dar a nuestra vida? ¿Qué es importante para nosotros? ¿Cual es la jerarquía de valores con la que actuamos? ¿Existe Dios? 

El yoga estimula las respuestas personales, profundamente indagadas en nosotros mismos, unas respuestas que se van construyendo a lo largo de nuestra vida. El desarrollo espiritual nos impulsa a preguntarnos y también a callarnos y disfrutar del misterio y el asombro de la vida, de toda vida.