mentales

Se puede conocer el mundo
sin salir de casa.
Sin mirar por la ventana
puede conocerse el sentido del cielo.
Cuanto más se recorre, tanto menos se sab
e.

Lao-Tse

Entrenamiento mental en la práctica de yoga

1. Aumento de la concentración y la atención mental: Un buen profesor de hatha yoga debe insistir ante sus alumnos en la importancia de la atención en lo que estamos haciendo, debe indicar para cada asana donde es necesario fijar la atención mental. Este ejercicio sistemático mejora el nivel de concentración.

2. Mejoría de la memoria: Se sabe que la memoria disminuye con el estrés y la ansiedad, y mejora con la atención y la concentración. Esas son consecuencias de la práctica continuada de yoga.

3. Entrenamiento de la capacidad de comprensión intelectual: La práctica del jnana yoga, o yoga del conocimiento, con cursos y retiros de fin de semana, y las sesiones de yoga mental, con lecturas dedicadas a temas relacionados con una visión amplia de la vida donde cabe la espiritualidad, entrenan y mejoran nuestra capacidad de comprensión intelectual.

4. Educación de la voluntad: La inmovilidad en los asanas, la permanencia y la concentración en la práctica educan la voluntad. Y la voluntad es capacidad, es el combustible que pone en marcha nuestras intenciones y nuestros propósitos.

5.- Manejo eficaz de las emociones: Normalmente las emociones reprimidas que permanecen en el inconsciente tienden a salir a la superficie por caminos laterales en su lucha con los mecanismos de defensa. Esa lucha consume importantes cantidades de energía y contribuye a que la angustia y el estrés se adueñen de nosotros. Una de las características de la práctica del Yoga Mental consiste en no rechazar los contenidos de la mente, dejarla fluir sin afirmar ni rechazar nada, ir calmándola paulatinamente a través de la respiración. 

La fluidez de la conciencia unifica mente y emociones, nos permite recuperar partes reprimidas, y conocernos mejor a nosotros mismos.